Según la Comisión Europea, el FMI y la OCDE, la UE no corre el riesgo de tener una plena recesión, solo un crecimiento débil, por las causas que acabo de decir. No se trata solo de recortar el gasto, sino también de relanzar el crecimiento. Para esto hacen falta reformas estructurales».

Schäuble: «Alemania no tiene la intención ni la capacidad de dominar Europa»

  • 11.03.2012 Efe 1

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, asegura que Alemania no quiere ni puede convertirse en la nación hegemónica de la Unión Europea (UE), a cuyos estados miembros aconseja un menor gasto público y reformas estructurales para relanzar la economía.

En una entrevista que publica hoy el diario italiano «La Repubblica», a dos días de la visita a Roma de la canciller alemana, Ángela Merkel, Schäuble expresa su convencimiento de que se han adoptado las mejores decisiones posibles ante la crisis financiera de Grecia, aunque asegura que no puede garantizar el éxito al cien por cien.

«Alemania no tiene ni la intención ni la capacidad de dominar Europa. Al contrario, la estabilidad del euro y un crecimiento robusto en la UE dependen de Alemania en una medida mucho mayor de lo que los alemanes quisieran. Deducir de eso que queremos gobernar Europa es absolutamente insensato», afirma el ministro de Finanzas.

«Un ejemplo: la canciller y yo hemos hecho de todo para transformar el pacto fiscal en una enmienda a los tratados europeos, para dar a la Comisión Europea un mayor papel y reducir el peso de los Estados miembros. Desgraciadamente, el Reino Unido lo ha bloqueado, pero no hay una prueba mejor de que Alemania no quiere dominar la UE», añade.

Schäuble, quien define al primer ministro italiano, Mario Monti, como «un faro de esperanza no solo para Italia, sino para toda Europa», aborda además la cuestión de si los ajustes presupuestarios que se están exigiendo a los Estados pueden dificultar la salida de la recesión económica pronosticada para este año.

«Los problemas de la eurozona tienen dos causas: elevado déficit y deudas soberanas en algunos Estados y falta de competitividad, algo que podemos superar solo con reformas estructurales. Diez años de tipos de interés bajos han llevado a algunos Estados de la eurozona a aplazarlas. Ahora, bajo la presión de la crisis, tienen que aprobarlas», asevera.

«Según la Comisión Europea, el FMI y la OCDE, la UE no corre el riesgo de tener una plena recesión, solo un crecimiento débil, por las causas que acabo de decir. No se trata solo de recortar el gasto, sino también de relanzar el crecimiento. Para esto hacen falta reformas estructurales», añade.

Sobre el capítulo Grecia, el ministro de Finanzas de Alemania incide en que «nadie puede predecir el futuro», pero se muestra convencido de que Atenas logrará el objetivo de reducir su deuda pública al 120,5 % del PIB en 2020 si respeta los compromisos recogidos en el segundo paquete de ayudas.

«Nadie puede excluir que Grecia necesite otro paquete de ayudas. No es el momento de especular, sino de disponer el segundo paquete para Atenas (…) Estoy convencido de que hemos tomado las mejores decisiones posibles, bajo el escenario de incertidumbre. Pero no ha sido fácil y no puedo dar una garantía de éxito al cien por cien», dice.

Schäuble considera que ahora es la Comisión Europea la que debe asegurar que Grecia pueda disponer de los fondos europeos para estimular su crecimiento económico y asegura que si Alemania hubiera tenido una crisis parecida, habría hecho «todo lo posible» para mantenerse dentro del euro