El pasado lunes 16 de abril tuvimos el honor de entregar los diplomas que tan merecidamente han conseguido los alumnos de la segunda promoción del Máster de Analista en Inteligencia

A partir de este lunes, sus diferencias se articulan ya sobre un tronco común: el perfil del Analista de Inteligencia. Un perfil que no podría existir sin la formación básica e imprescindible en la metodología que define lo que es y lo que no es esta disciplina: el Ciclo del Inteligencia.

¿Cómo es la nueva promoción de Analistas en Inteligencia?
El pasado lunes 16 de abril tuvimos el honor de entregar los diplomas que tan merecidamente han conseguido los alumnos de la segunda promoción del Máster de Analista en Inteligencia .

Cada uno de ellos ha compartido con nosotros más de un año, un año de entrega al estudio de una disciplina tan necesaria y útil para los tiempos que corren.

En nuestra convicción sobre la necesidad de la multidimensionalidad de los equipos de Inteligencia, las raíces de estos alumnos de la segunda promoción han sido, como en el caso de la primera, muy variadas: Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Psicología, Políticas, Historia, Empresa, Criminología, Periodismo, Ingenierías, etc.

A partir de este lunes, sus diferencias se articulan ya sobre un tronco común: el perfil del Analista de Inteligencia. Un perfil que no podría existir sin la formación básica e imprescindible en la metodología que define lo que es y lo que no es esta disciplina: elCiclo del Inteligencia.

Sin embargo, en nuestra apuesta por una formación de calidad, estos alumnos han tenido la posibilidad no sólo de aprender el Ciclo, sino que también han incorporado a su mochila de viaje diferentes técnicas de búsqueda, gestión, análisis y difusión de la información.

Los alumnos de la segunda promoción ya son analistas preparados para producir informes que nutrirán a las decisiones que deban ser tomadas, por ejemplo, para asegurar la continuidad del negocio. Los analistas en Inteligencia son los más indicados para transformar a las organizaciones en organizaciones más competitivas, situándolas al mismo nivel que otros países como Francia o Estados Unidos. En definitiva una nueva promoción de analistas capaces de ayudar a competir, a quien esté dispuesto, en el duro y complicado escenario Internacional.

¡Enhorabuena a todos!

García-Legaz indicó que la medida pretende reducir el stock de vivienda que se vive en España, donde la demanda está paralizada

España quiere dar la residencia a quien compre pisos de 160.000 euros

ReutersReuters – Hace 6 horas

  • El secretario de Estado de Comercio anunció el lunes que el Gobierno de España se está planteando cambiar la ley para conceder el permiso de residencia a los extranjeros que compren una vivienda por más de 160.000 euros.

La medida anunciada por Jaime García-Legaz en un desayuno informativo pretende impulsar la compra-venta inmobiliaria, uno de los sectores de la economía que se han visto más gravemente afectados por la crisis financiera que vive el país desde 2008.

«Le hemos propuesto a los restantes ministerios que aquellos no residentes que adquieran una vivienda en España por valor de más de 160.000 euros, eso lleve aparejado automáticamente un permiso de residencia (..) Estamos pensando en mercados como el ruso, como el chino, en los que ya hay una demanda importante de vivienda en España», dijo García-Legaz en unas declaraciones recogidas por RNE.

García-Legaz indicó que la medida pretende reducir el stock de vivienda que se vive en España, donde la demanda está paralizada.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo hoy que aún no hay tomada ninguna decisión por parte del Ejecutivo.

«Queremos que salgan a la venta las viviendas que hay en stock a precios razonables», dijo Rajoy en una rueda de prensa conjunta con la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, en el Palacio de La Moncloa.

La organización no gubernamental Sos Racismo criticó la propuesta, señalando que utiliza un criterio «utilitarista» al regular la inmigración.

«Resulta chocante que se relacione la posibilidad de compra de un inmueble con el otorgamiento de un permiso de residencia, sin atender a otras cuestiones como pudieran ser posibles estrategias de blanqueo de dinero o abuso de posición», señaló la organización en un comunicado remitido a los medios.

Algunas estimaciones indican que en España hay alrededor de un millón de viviendas vacías.

Los precios de la vivienda en el país acumulaban hasta octubre una caída del 33,2 por ciento en la crisis, según datos de la tasadora Tinsa, que muestran una tendencia a la baja que podría prolongarse y que ha dejado los precios en niveles de hace ocho años.

En este sentido, Rajoy apuntó que, aunque menor, hay un dato positivo en el sector. Tras 17 meses consecutivos de caída en las ventas, las transacciones subieron en agosto y septiembre.

http://www.segurpricat.es

 

Según las informaciones publicadas el pasado jueves, el Gobierno estaría barajando la posibilidad de solicitar en solitario un «crédito preventivo» al FMI como alternativa al rescate europeo.

El Eurogrupo no permitirá que España pida un rescate al FMI

La posibilidad de que Moncloa baraje pedir ayuda al FMI para saltarse las condiciones de Merkel es una «tontería», según Bruselas. No lo consentirían.

 

El ministro de Economía, Luis de Guindos, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde | Archivo

 

Con la prima de riesgo situada nuevamente en el umbral de los 450 puntos básicos, la pasada semana volvió a resurgir con fuerza el debate acerca del posible rescate de España. La palmadita otorgada el pasado miércoles por el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, a las políticas de Mariano Rajoy ha sido interpretada como una invitación amistosa para que España, finalmente, se acoja al mecanismo de asistencia europeo antes de que se recrudezca la tensión sobre la deuda nacional.

El Gobierno sigue mostrándose reticente a tal petición, ya que es consciente de que el rescate implicará condiciones adicionales con unalto coste político -las reformas y los ajustes son impopulares-. Bruselas parece ahora dispuesta a abrir algo la mano, después de que Rehn afirmara que España no precisa poner en marcha nuevas medidas de ajuste para cumplir el objetivo de déficit en 2012 y 2013. Pero, en el fondo, poco importa lo que opinen las autoridades comunitarias, ya que será Alemania -y sus aliados del norte- los que tengan la última palabraen esta materia.

Berlín insiste en la necesidad de profundizar en las reformas y aplicar más recortes de gasto para poder salir de la crisis. La senda de austeridad pública que pretende imponer la canciller germana, Angela Merkel, a los países más débiles del euro choca con la posición que mantiene el propio Rajoy, volcado ahora en tratar se suavizar los objetivos de déficit y, en última instancia, lograr un rescate light (suave) que no implique exigencias extra como las impuestas a Grecia, Irlanda y Portugal. Pero el recetario alemán también es rechazado, de forma aún más explícita, por el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) y su principal baluarte, EEUU.

Tanto el FMI, en manos de la francesa Christine Lagarde, como la Casa Blanca, ocupada por el recién reelegido Barack Obama, coinciden en que «España no puede caer», al tiempo que defienden una política presupuestaria más laxa y un papel mucho más activo del BCE para solventar la crisis de deuda europea. Este posicionamiento está siendovisto desde Moncloa como una oportunidad para poder esquivar la estricta austeridad que pretende imponer Berlín.

Según las informaciones publicadas el pasado jueves, el Gobierno estaría barajando la posibilidad de solicitar en solitario un «crédito preventivo» al FMI como alternativa al rescate europeo. De este modo, España evitaría las duras condiciones de Merkel al tiempo que, siendo el FMI miembro de la troika, el BCE podría reactivar igualmente las compras de deuda española.

Su mera conjetura es una «tontería»

Esta posibilidad ha causado sorpresa entre los analistas y las propias autoridades comunitarias. Según el banco suizo UBS, «sin entrar en la veracidad de la información», puede existir «una razón de peso» para que Rajoy quiera probar esta vía: «El FMI podría permitir a España una senda de austeridad más fácil de la que exigiría la UE». Sin embargo, la entidad lo ve del todo inviable por tres razones: el Eurogrupo no lo consentiría; el BCE no compraría bonos españoles; y, además, es «muy posible» que el propio FMI rechace esta opción si la UE se niega a participar, «especialmente teniendo en cuenta el tamaño potencial del programa» de rescate que precisaría España.

Efectivamente, con independencia de que Moncloa estudie o no esta vía, la posición de las autoridades comunitarias a este respecto es diáfana. La zona euro se cierra en banda ante la sola idea de que el Gobierno de Rajoy pudiera acudir en solitario al FMI en busca de ayuda, saltándose a sus socios europeos. Esta posibilidad ha sido desmontada por varias fuentes europeas consultadas por Libre Mercado.

El BCE no compraría deuda

De hecho, su mera conjetura es calificada de «tontería», y recuerdan que el BCE ya dejó claras sus normas: sólo activará su munición salvaestados (compra masiva de deuda) siempre y cuando el país en apuros pida un rescate a sus socios europeos y se someta, por tanto, a sus condiciones. El nuevo mecanismo del BCE exige pedir asistencia, única y exclusivamente, a los fondos europeos de rescate. Así pues, se descarta por completo que el BCE pudiera prestarse a ese juego. «La condición necesaria para activar el OMT [programa de compra de bonos] es estricta y va ligada a un programa apropiado del EFSF y del ESM [fondos de rescate]». La participación del Eurogrupo es ineludiblepara que el BCE pueda comprar deuda, añaden.

Por ello, en Bruselas tachan dicha opción de «ridícula» y, a juzgar por la reacción, de casi exótica su sola mención. Según el portavoz de Rehn, el supuesto plan español «no tiene sentido». Es más, algunas fuentes diplomáticas elevan el tono de sorpresa e incluso bromean con jugarse el sueldo de todo un año a que «los países de la zona euro no permitirían que España pidiera ayuda al FMI y no a ellos». Y advierten: «El BCE no aceptará, de ningún modo, que España se salte al Eurogrupo».

Así pues, el Gobierno de Rajoy, que sigue estudiando la posibilidad de agarrarse al salvavidas del BCE, deberá tomar una decisión sabiendo que, en todo caso, tendrá que someterse a las condiciones de sus socios -muchas de las cuales el propio Rehn ha admitido que ya cumple– y, por tanto, a la luz verde de Parlamentos tan claves como el de Berlín.

http://www.segurpricat.es

 

El Ejecutivo estudia cambiar la Ley de Extranjería para otorgar el permiso de residencia a los extranjeros que adquieran una vivienda en España por importe superior a 160.000 euros, según ha revelado este lunes el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz.

El Gobierno incentiva la compra de pisos por extranjeros y penaliza a los españoles

Quiere animar la compra regalando permisos de residencia. Contrasta con la no desgravación y la subida del IVA que sufren los compradores españoles.comentarios

LIBRE MERCADO 

Si bien aún se desconocen los detalles del proyecto, las líneas generales del último anuncio del Gobierno no están exentas de polémica. El Ejecutivo estudia cambiar la Ley de Extranjería para otorgar el permiso de residencia a los extranjeros que adquieran una vivienda en España por importe superior a 160.000 euros, según ha revelado este lunes el secretario de Estado de ComercioJaime García-Legaz.

Durante su intervención en un desayuno informativo, García-Legaz ha explicado que esta iniciativa está especialmente enfocada al mercado ruso y chino y que el cambio normativo se pondrá en marcha en«algunas semanas«. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha matizado el anuncio. Según ha dicho, la decisión aún no está tomada, pero ha subrayado que el Ejecutivo desea que el «stock» de viviendas existente salga a la venta a precios razonables. Tras recordar que, después de diecisiete meses de caída, la venta de viviendas en agosto y septiembre ha mejorado, Rajoy ha dicho: «Necesitamos vender esas viviendas y que el sector pueda salir adelante». El Gobierno está estudiando esta medida que ya existe en otros países como Italia, Portugal, Irlanda y EEUU.

El problema es que dicho mensaje entra en contradicción con algunas de las últimas medidas fiscales aprobadas por el Ejecutivo. Así, mientras pretende incentivar la venta de inmuebles a particulares extranjeros concediéndoles el permiso de residencia permanente en España, las últimas subidas fiscales encarecerán la compra de pisos a los españoles. El Gobierno eliminó la deducción fiscal por compra de vivienda habitualen el IRPF a partir del próximo 1 de enero.

Es decir, los españoles que a partir de esa fecha compren un piso no podrán deducirse parte de la hipoteca en su declaración de la renta. Además, también a partir del 1 de enero, el pago de IVA por vivienda habitual pasa del 4% (superreducido) al 10% (reducido), lo cual también encarecerá la compra. Por último, si el objetivo es reducir el abultado stock de pisos, la experiencia demuestra que la mejor estrategia es permitir y facilitar el libre ajuste de precios que marca el mercado.

Críticas desde la oposición

El anuncio de Legaz ha sido criticado desde la oposición socialista, que lo ha calificado de inverosímil, aunque más allá ha ido la portavoz de UPyD,Rosa Díez, que ha acusado al Gobierno de poner España «en venta, al mejor postor«. Varias asociaciones de inmigrantes han calificado la medida discriminatoria. Desde el PSOE, su vicesecretaria general, Elena Valenciano, ha considerado que no parece verosímil la propuesta y ha señalado que hay fórmulas más rigurosas.

El secretario de Estado de Comercio ha precisado que el precio mínimo de 160.000 euros es un «nivel equilibrado que tampoco daría lugar a una demanda masiva de permisos de residencia», ya que un precio inferior, ha asegurado, podría servir de «excusa» para obtenerla.

Según ha explicado, este martes habrá una reunión con los ministerios implicados para tratar este cambio normativo con el que el Ejecutivo pretende impulsar la demanda externa de vivienda, en un momento en el que la demanda nacional está paralizada y apenas se da salida al excedente de pisos construidos sin vender.

García-Legaz ha asegurado que hay «muchísima» demanda del sector inmobiliario fuera de España y ha puntualizado que el mercado de viviendas español ofrece una situación «muy atractiva» ante la caída considerable que ha tenido en los precios. Asimismo, ha valorado la competitividad de este sector por su proximidad al resto de países europeos y la estabilidad política y jurídica que ofrece a los extranjeros.

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ya avanzó el pasado 14 de noviembre en el Congreso de los Diputados que el Gobierno está acelerando los permisos de residencia para extranjeros que adquieren propiedades inmobiliarias en España.

Los destinatarios

El anuncio del Gobierno concuerda con el desplome que ha supuesto la compra de inmuebles entre extranjeros no residentes en España. Según datos del Ministerio de Fomento, al tiempo que las ventas se desplomaban en el mercado español, las operaciones con extranjeros caían un 85,5% desde el comienzo de la crisis.

A lo largo del primer semestre de este año sólo se han vendido 1.363 viviendas a extranjeros no residentes en España, muy lejos de las 9.407 que se vendieron en el mismo periodo de 2006, antes del pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

Sin embargo, si comparamos este semestre con el mismo periodo de 2011, la compra de viviendas por no residentes ha repuntado un 12,7%. Con la medida, el Gobierno pretende acentuar esta tendencia.

http://www.segurpricat.es

Ha costado, pero puede que por fin el Gobierno haya tenido una buena idea: sacar a la venta permisos de residencia. Es verdad que lo ha hecho de manera incompleta y vinculada a su declarada obsesión por tratar de dar salida al gigantesco stock inmobiliario

Por fin una buena idea

Otros artículos del autor

Ha costado, pero puede que por fin el Gobierno haya tenido una buena idea: sacar a la venta permisos de residencia. Es verdad que lo ha hecho de manera incompleta y vinculada a su declarada obsesión por tratar de dar salida al gigantesco stock inmobiliario, en un intento por frenar la imprescindible caída del precio de la vivienda y, en última instancia, reducir el coste del rescate estatal a la banca, pero al menos se ha movido en la dirección correcta. Mucho mejor sería conceder la residencia a quienes invirtieran esa misma cantidad en cualquier otro sector productivo, o incluso a quienes se ofrecieran a adquirirla por ese precio al Fisco, contribuyendo así a aumentar los ingresos no impositivos y cerrar nuestro gigantesco déficit: en Estados Unidos, por ejemplo, es posible obtener el permiso de residencia EB5 invirtiendo entre 500.000 y un millón de dólares en la creación de una empresa con al menos 10 trabajadores.

Es probable que la medida no guste ni a quienes ven cualquierinmigración como una amenaza y postulan el cierre total de las fronteras ni a quienes tienden a observar casi toda inmigración como una oportunidad para acoger emprendedores de todo el mundo y, en consecuencia, preferirían unas fronteras totalmente abiertas, sin discriminaciones de ningún tipo. Pero, pese a no contentar absolutamente a nadie, debería resultar aceptable a todo el mundo.

Quienes ven en la inmigración una amenaza económica y cultural pueden encontrar sosiego en el requisito de la adquisición de una vivienda de al menos 160.000 euros, lo que hará las veces de filtro y tenderá a atraer a individuos de clase media-alta. A la postre, para éstos será como comprar un inmueble en una urbanización de cierto nivel y entrar a formar parte de la comunidad de vecinos (aunque sólo adquirirán derechos políticos de manera incompleta). Quienes, por otro lado, consideramos que las condiciones de entrada deberían ser bastante más laxas (no necesariamente inexistentes) tendremos que admitir que, al menos, se trata de una buena decisión que abre un poco la mano en materia de adquisición de derechos de residencia: si no pueden ser muchos, al menos que sean algunos.

Desde un punto de vista estrictamente económico, la medida tiene sentido por dos motivos. El primero es que da mayor amplitud a la demanda potencial de inmuebles españoles: si hasta ahora los compradores potenciales finales sólo podían ser españoles, comunitarios y extracomunitarios con permiso de residencia, tras esta medida el mercado tomará un alcance verdaderamente mundial: cualquier persona podrá adquirir una vivienda en España y residir aquí, con independencia de su lugar de procedencia. Siendo cierto que nuestro país debe incrementar sus exportaciones para salir de la crisis, y que entre nuestras principales exportaciones se encuentran el buen clima y los bellos parajes (como queda reflejado en el turismo), no tiene demasiado sentido no aprovechar esta ventaja competitiva: vendamos a todo el mundo que lo desee no el servicio de una estancia temporal (turismo), sino el de una estancia permanente (residencia).

El segundo es que, al menos hasta ahora, residir en Occidente tiene un valor económico notable: no todos los sistemas institucionales son igual de respetuosos con la propiedad privada y las libertades individuales, y, por tanto, con independencia del entorno natural y social, el derecho de residencia en Estados de Derecho es un activo intangible cuyo valor de mercado desconocemos porque no se permite un mercado de compraventa sobre el mismo. Pero ese activo tiene un indudable valor, por el que mucha gente estaría dispuesta a pagar. Es verdad que, en esto, España no es precisamente un modelo dentro de Occidente, y que bien podría terminar siendo un ejemplo precisamente de cómo socavar los pilares de un Estado de Derecho. Mas, incluso así, nuestro sistema institucional todavía está por encima del de otras sociedades donde uno no se puede expresar con libertad en multitud de aspectos, o donde el Gobierno tiene un carácter aún más arbitrario y dictatorial. De nuevo, sería absurdo no tratar de capitalizar este activo intangible en estos momentos de depresión económica, aunque sea de manera limitada al mercado inmobiliario (como digo, sería preferible extenderlo a todo ámbito empresarial).

En general, pues, se trata de una de las pocas medidas acertadas de este Gobierno en su primer año de mandato. No será un revulsivo contra la crisis, pero desde luego no pondrá ningún palo en las ruedas de la recuperación; al contrario, más bien le dará un empujoncito.

http://www.segurpricat.es