SU SEGURIDAD EN Google + (o Google Plus) es una red social integrada en el universo de Google, donde para ser miembro debes tener una de sus cuentas (una cuenta de Gmail). Como tal, en ella puedes compartir contenidos con otras personas.

Seguridad en Google+

Qué es y qué se puede hacer

Google + (o Google Plus) es una red social integrada en el universo de Google, donde para ser miembro debes tener una de sus cuentas (una cuenta de Gmail). Como tal, en ella puedes compartir contenidos con otras personas.

http://www.facebook.com/pages/siseguridades/437586572929207

Algunas de las funciones que ofrece son:

  • Círculos: para organizar tus contactos
  • Publicar fotos, vídeos, enlaces, opiniones… Y comentarlos o compartirlos.
  • Juegos, chats y quedadas
  • Búsqueda de:
      • Publicaciones en Google+: tanto las públicas como las que otros usuarios han compartido contigo
      • Personas: resultados de Búsqueda de perfiles de Google
      • Intereses: contenido actual procedente de otros lugares de la Web

Se tú quién toma el control

Los círculos

Los círculos sirven para organizar tus contactos según la relación que tengas con ellos, para que luego te resulte más intuitivo elegir quienes quieres que vean los contenidos que tú publicas.

Por defecto vienen creados los círculos: Familia, Amigos, Conocidos (para gente que conoces pero con la que no tienes mucho trato), Soy seguidor (contactos que no conoces pero cuyas publicaciones te resultan interesantes). Luego puedes añadir más según tus necesidades como Trabajo, Universidad, Baloncesto… Y editar las personas que quieras que estén en cada uno, e incluso poner a una persona en más de un círculo.

 

Cuando tengas a tus contactos agrupados en círculos, cada vez que compartas un contenido, puedes indicar en la opción «Añadir círculos o contactos» a aquellos contactos que quieras que lo vean.

 

La opción de «Círculos ampliados» equivale a decir que es visible para tus círculos y los círculos de tus amigos. Seleccionando «Tus círculos», compartirás el contenido con todos tus contactos de tus círculos y con «Público» cualquiera podrá verlo.

 

Configura la privacidad de tu cuenta

Puedes configurar varias opciones de privacidad, una forma de acceder a su edición es pulsando en el icono de engranaje que aparece en la parte superior derecha y seleccionando la opción «Configuración de Google+»

Configuración de Google+

En la página que aparece, selecciona del menú lateral izquierdo «Perfil y privacidad»

Perfil y privacidad

Al hacerlo, en la parte de la derecha veremos varias opciones, entre otras como editar la información que se muestra en tu perfil. Para ello pulsa en «Modificar visibilidad en el perfil»

Modificar visibilidad en el perfil

Excepto el nombre completo, que todos los usuarios pueden verlo, puedes modificar la visibilidad del resto de datos que muestras (profesión, empresa, estudios…), eligiendo para cada uno si quieres que lo vea cualquier usuario, tus círculos y los de tus amigos (círculos ampliados), sólo tú, o personalizarlo (elegir círculos y/o personas concretas). Siempre te recomendamos que utilices la opción más restrictiva, para que sólo las personas de tu confianza accedan a tu información.

Quien puede ver esto

Te recomendamos que desmarques la opción de «Perfil indexable», ya que por defecto está marcada e indica que tu perfil aparezca en las búsquedas de Google. Cuando esté desactivada esta opción quedará como «Perfil no visible en la búsqueda»

Perfil indexable

Para las pestañas de Fotos, Vídeos y +1s, puedes elegir si quieres que se muestren en tu perfil o no. En la pestaña «Fotos», también puedes quitar la opción de mostrar la ubicación geográfica de las fotos subidas, y elegir si aprobar automáticamente tu etiquetado en fotos de algún contacto concreto. Además, si no deseas que el resto de usuarios puedan descargarse tus fotos, también puedes desmarcar la casilla correspondiente.

Mostrar pestaña en tu perfil

 

Como puedo darme de baja

Al darte de baja, pueden darse dos casos:

  • Darte de baja de Google + pero querer seguir usando otros servicios de GooglePara ello haz clic en tu nombre en tu página principal de Google+ y selecciona «Configuración de cuenta»Configuración de la cuenta

    En la página que aparece, selecciona del menú lateral de la izquierda la opción «Vista general de la cuenta».

    Vista general de la cuenta

    En la sección Servicios, selecciona «Eliminar perfil y suprimir las funciones de Google+ asociadas»

    Eliminar perfil y opciones asociadas de la cuenta

  • Darte de baja de Google + y de todos los servicios de GoogleRealiza los mismos pasos de antes menos el último, en el que debes seleccionar «Cerrar toda la cuenta y eliminar todos los servicios y datos asociados a ella».Cerrar la cuenta y eliminar toda la información y servicios asociados a ella

    Piensa que si seleccionas esta opción te estarás dando de baja de absolutamente todos los servicios de Google: Gmail, Google Talk, Google Docs, Youtube, etc.

Enlaces de interés

Identidad digital: información, consciencia y privacidad 25/11/2011, por Antonio Sanz

Identidad digital: información, consciencia y privacidad

25/11/2011, por Antonio Sanz

Imagen_IdentidadDigital

El hecho de que las redes sociales hayan llegado para quedarse es hoy en día indiscutible. Las propias cifras lo demuestran claramente: 700 millones de usuarios en Facebook, 200 millones en Twitter y más de 7 millones para la española Tuenti hacen que el no estar en una red social sea cada vez más la excepción a la regla (según el último informe de la Fundación Orange, el 83% de los internautas españoles son usuarios de alguna red social).

Sin embargo, esta irrupción de las redes sociales en la sociedad presenta nuevos e importantes retos para la identidad digital. Desde un punto de vista puramente sociológico, las personas se comportan de forma diferente en función del contexto en el que se encuentran. Todo el mundo tiene “yo” distintos para cada una de los diferentes entornos: familia, pareja, amigos, trabajo… El problema fundamental de las redes sociales es que existe una única ventana a través de la cual mostrar todos esos “yo”, y la mayoría de los usuarios no comprende la necesidad de compartimentar la información.

De la misma forma, el usuario carece de una consciencia de las consecuencias de sus actos. El estar delante de una ventana de navegador crea una cierta sensación de seguridad que hace que se tomen acciones que no se tomarían en persona. En los albores de las redes sociales (foros, chats de IRC) los usuarios empleaban nicks o apodos que enmascaraban su identidad ofreciendo una cierta protección, pero hoy en día la información se publica desde perfiles con nombres y apellidos, perdiéndose ese anonimato por completo.

Esta falta de información unida a la falta de consciencia provoca múltiples situaciones desagradables, casi siempre perjudiciales para el usuario (con casos ya tristemente frecuentes como que una relación termine por la publicación de una foto embarazosa o un comentario sobre el incumplimiento de las condiciones de una baja laboral cuando el jefe está en tu red y puede leerlo).

Otro problema añadido es la publicación de información sobre uno mismo de forma indiscriminada, lo que puede generar una buena cantidad de problemas. Ciberacoso o ciberbullying, robo de identidad (o de tu propia casa si usas servicios de geolocalización),… Por no decir de los problemas asociados a los menores (grooming, sexting) que se añaden a todos los anteriores.

Los problemas se agravan por la propia persistencia de la información en Internet. Todo lo que hagamos, bueno o malo, queda grabado casi para siempre. Y, asumiendo que Internet se extiende cada vez más a todos los ámbitos (por ejemplo, las empresas para obtener información de posibles candidatos a un puesto de trabajo), es claro ver que el “derecho al olvido” va a ser uno de los caballos de batalla de la privacidad en Internet de la próxima década.

Sin embargo, no es justo echar toda la culpa sobre los usuarios. En la mayoría de los casos éstos solamente quieren conseguir su fin de la forma más rápida y sencilla posible (¿quién se lee las condiciones de uso de las aplicaciones de Internet que emplea?). Y las redes sociales basan su modelo de negocio en la captación de información: cuantos más usuarios tengan y más información de ellos tengan, mejor.

Por ello los controles de privacidad, vitales para una buena gestión de las redes sociales, suelen estar escondidos tras capas y capas de ventanas y clicks (cuando no brillan por su ausencia). A ello que tenemos que sumar los continuos cambios tanto de software como de condiciones de uso, que hace muy confuso el tener actualizadas todas nuestras opciones de privacidad.

¿Qué es necesario cambiar?

  • En primer lugar, los usuarios tienen que saber gestionar su identidad digital, haciendo énfasis en la privacidad: Saber qué información publicar, a quién va dirigida y las consecuencias de dicha publicación es vital para un buen uso de las redes sociales.
  • Por otra parte, las propias redes sociales tienen que hacer un esfuerzo importante para facilitar la usabilidad de la privacidad (lo están haciendo, pero en mayor parte impulsadas por las protestas y quejas de sus usuarios).

En conclusión, hay todavía mucho trabajo que hacer. La creación de una identidad digital consciente e informada es un aspecto fundamental de los nuevos internautas, y hacia allí tienen que dirigirse los esfuerzos de formación y concienciación.

¿Qué limitaciones debemos poner a la tecnología en materia de privacidad? (1ª parte) 02/10/2012, por Javier Cao Avellaneda

¿Qué limitaciones debemos poner a la tecnología en materia de privacidad? (1ª parte)

02/10/2012, por Javier Cao Avellaneda

Post_tecnologia_privacidad

Que Internet esta cambiando el mundo es una obviedad. Sin embargo, muchas veces la velocidad con la que se producen nuevas aplicaciones, servicios y usos de la tecnología no nos permiten meditar de forma serena sobre que importancia tienen los nuevos hábitos que vamos adquiriendo en nuestro día a día y cómo esto altera las rutinas de nuestra sociedad.

Si la historia universal está segmentada por cambios significativos que han modificado a la cultura o la sociedad, quizás estemos ahora en el fin de la edad contemporánea e iniciando la edad de la información. Ejemplo de todo ello es la explosión global que se ha producido en estos últimos años respecto a la información generada por el ser humano. Desde la invención de los soportes digitales para el almacenamiento y la incorporación de dispositivos móviles como portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes, el ser humano es capaz de generar, según IBM, más de 2.5 quintillones de bytes al día, hasta el punto de que el 90% de los datos del mundo han sido creados durante los últimos dos años. Según los estudios de diversos analistas en el año 2020 habrá 31.000 millones de dispositivos conectados, 50.000 millones de gigabytes de datos y 4.000 millones de usuarios de Internet. Ya se generan más 230 millones de tweets al día y se suben más de 100 Terabytes de información a Facebook. Quizás tenga que pasar algún tiempo antes de que seamos capaces de valorar que Internet produjo un antes y un después en la historia universal del ser humano.

Sin embargo, hablamos de información como término general siendo importante destacar que según el nivel de abstracción al que nos estemos refiriendo, se pueden distinguir entre dato, información y conocimiento dado que tienen importancias diferentes y es muy relevante tener claro esta segmentación de conceptos.

Si en la sociedad industrializada las materias primas eran transformadas en productos que a su vez producían valor y dinero, en las industrias de la información son los datos los responsables de generar este valor que posteriormente se monetiza y transforma en dinero. En estos nuevos modelos de negocio, los datos son un activo en el mismo sentido que las materias primas, y pueden convertirse en valor para la compañía.

Hechas estas aclaraciones previas vamos a contextualizar todo esto al mundo de la privacidad. Las personas seguimos creyendo que suministramos algunos datos cuando completamos formularios de recogida que nos solicitan las empresas. Muchas veces podemos ser conscientes de qué aspectos de nuestra vida estamos compartiendo o qué información puede ser obtenida al procesar los datos suministrados. Por ejemplo, cuando en una promoción suministramos nombres, apellidos, dirección y teléfono de contacto para participar en un sorteo, estamos revelando los datos necesarios para permitir nuestra localización en caso de ser premiados y como mucho, permitiendo el envío de publicidad a nuestro domicilio con los artículos de la empresa o grupos de empresas a las que hemos consentido el tratamiento de esta información. Podemos decir que nuestra privacidad se ve mínimamente invadida y somos conscientes en todo momento de ello.

Sin embargo a veces no es tan intuitivo y sencillo ver que tras ciertos datos aportamos más información de la que en primera instancia podemos ser conscientes que estamos suministrando. Veámoslo con un sencillo ejemplo bajo el supuesto de usar una aplicación de fotografía que ha tenido mucho éxito en el mundo de los Smartphone como puede ser Instagram (compañía recientemente comprada por Facebook por mil millones de dólares).

Los dispositivos móviles como origen de datos permiten la captura de imágenes, sonidos, texto y aportan como datos complementarios la fecha y hora en el que estos se producen y cuando se tiene activa, la geoposición. Estos datos complementarios o meta-datos pueden aportar mucho valor a la hora de procesar información de usuarios finales. Para verlo más claro, volvamos a la segmentación de los conceptos dato, información y conocimiento sobre el ejemplo de usar esta aplicación.

* Datos: imagen capturada por el dispositivo móvil con la fotografía procesada por la aplicación Instagram.
* Información: a dicha foto se le añade un contexto que puede ser el momento en el tiempo en el que se realiza, la geoposición donde ha sido tomada y el nombre del usurario registrado en Instagram que sube al portal la foto. Incluso si la geoposición no se proporciona, servicios como Google Goggles  son capaces de procesar la información e inferir de ella de qué puede tratarse (ya sea un texto, un paisaje, un cuadro, etc.).
* Conocimiento: si empezamos a pensar en procesar de forma aislada todos los datos de un usuario podemos lograr correlacionar diferentes informaciones que pudieran servir para conocer mucho más a esa persona. Para ello, sobre la información original debieran hacerse una serie de cálculos y tratamientos que nos permitirán inferir más información y por tanto, alcanzar cierto nivel de conocimiento sobre dicho usuario. Son viables y posibles razonamientos del siguiente estilo:

  • Calcular las distancias entre las posiciones de las distintas fotos para averiguar el número de kilómetros que recorre este usuario y con qué diferencia de tiempo. Si por ejemplo toma fotos en New York el lunes, en Roma el miércoles, en Londres el jueves, etc… de forma continua podríamos suponer que se trata de una persona que viaja continuamente y además lo hace por grandes ciudades.
  • Si disponemos de una importante base de datos complementaria que nos indiquen las zonas comerciales más exclusivas de cada ciudad y cotejamos si las geoposiciones de dichas fotos se encuentran en estas áreas, podríamos empezar a deducir que se trata de una persona con un poder adquisitivo alto.
  • Si además consultamos si dicho usuario dispone de cuentas en Linkedin, Facebook, Tuenti,… y analizamos con qué personas se relaciona, se podría perfectamente localizar el sector al que pertenece y deducir de ello también su poder adquisitivo.

Este ejemplo puede servir para demostrar que además de los simples datos que creemos suministrar, pueden existir otros datos “obtenibles” o “deducibles” del contexto en el que se produce la generación de dichos datos o de la forma en la que éstos se generan. Estos nuevos datos pueden ser casi más relevantes o interesantes para la empresa que los recoge que los directamente suministrados, que simplemente hacen de materia prima para ser posteriormente transformados en elementos de valor. Y es en estos casos donde a priori es complejo conocer en qué medida se va a ver invadida nuestra privacidad. Valgan como muestra los diferentes casos donde personas han sido despedidas por colgar fotos en Facebook, por realizar ciertos comentarios en Twitter, etc.

En un próximo post, ahondaremos en los modelos de procesamiento de información que subyacen a los servicios y plataformas de Internet y su influencia sobre la privacidad del individuo. ¡No os lo perdáis

Lagarde califica de «muy, muy valientes» las medidas económicas de España

Lagarde califica de «muy, muy valientes» las medidas económicas de España

  • Washington, 2 oct (EFE).- La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, afirmó hoy que el Gobierno español está tomando «medidas muy, muy valientes» para afrontar la crisis económica que azota al país y reducir el déficit.

Así lo aseguró hoy en una entrevista concedida a la cadena CBS (NYSE: RBV – noticias) en la que además afirmó que, pese a los esfuerzos, la recuperación de la Eurozona tomará «mucho tiempo».

«El Gobierno español está tomando medidas muy, muy valientes. Si nos fijamos en la reestructuración bancaria, si nos fijamos en las reformas estructurales para hacer la economía española más ágil, flexible, capaz de alcanzar el crecimiento, para ayudar a la gente a crear puestos de trabajo», explicó Lagarde.

Según la directora gerente, el ejecutivo de Mariano Rajoy «está tomando algunas medidas fiscales para reducir el déficit» que son «duras, pero valientes», por lo que tienen que ser apoyadas.

«Me siento muy, muy mal por la gente. Porque sé lo difícil que es. Y sé lo difícil que es para las personas que pierden su puesto de trabajo, para las familias que tienen dificultades para llegar a fin de mes. Pero igualmente, sé que es necesario», añadió.

«Es un proceso por el cual los países tienen que pasar para recuperar su situación y poder volver a crecer y crear puestos de trabajo de nuevo», insistió.

El Gobierno español y los presidentes de las Comunidades Autónomas se comprometieron hoy a cumplir los objetivos para reducir el déficit en una cumbre celebrada en Madrid, tras la cual Rajoy negó que España vaya a pedir de forma inminente el rescate a sus socios europeos.

España, en su conjunto, debe dejar este año el déficit público en el 6,3 % del PIB, y las comunidades autónomas, en el 1,5 % del PIB.

El IPC alcanza ya el 3,5% El Gobierno deja en el aire la subida de las pensiones por la inflación

El IPC alcanza ya el 3,5%

El Gobierno deja en el aire la subida de las pensiones por la inflación

El secretario de Estado de la Seguridad Social. | EfeEl secretario de Estado de la Seguridad Social. | Efe

Servimedia | ELMUNDO.es | Madrid

Actualizado lunes 01/10/2012 19:59 horas

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, ha afirmado que habrá que esperar a conocer la inflación del mes de noviembre para analizar si es «asumible» por el sistema de pensiones.

Las pensiones subieron al comienzo de 2012 un 1% pero lainflación de septiembre está en el 3,5%, con lo que, de mantenerse ese nivel, deberían revalorizarse en 2,5 puntos el próximo año -además del 1% que ha anunciado el Gobierno- para recuperar el poder adquisitivo perdido.

En declaraciones a los medios de comunicación tras comparecer en la comisión parlamentaria sobre el Pacto de Toledo, Burgos sostuvo que nunca antes se había planteado en el mes de septiembre si habría desviación de inflación en noviembre, por lo que abogó por esperar a ese mes para «ver si es asumible por el sistema».

La inflación que se registra en el mes de noviembre es la que habitualmente se utiliza para revalorizar las pensiones y garantizar su poder adquisitivo. En este sentido, el secretario de Estado recordó que el Ejecutivo ya ha tomado la decisión de revalorizar las pensiones en un 1% siendo consciente «de que puede haber desviaciones del IPC, que se producen de forma habitual».

También, reiteró que la norma obliga a revalorizar las pensiones según el IPC y aseguró que el Gobierno cumplirá con ella. No obstante, no cerró la puerta a posibles modificaciones de esta ley. Así, sostuvo que el Ejecutivo «cumplirá las normas vigentes», lo que implica revalorizar las pensiones según el IPC, «mientras no haya modificaciones de la ley».

El repunte del IPC hasta el 3,5% en el mes de septiembre, como consecuencia de la subida del IVA y de los altos precios de los carburantes, puede suponer para la seguridad un cargo de unos 5.000 millones de euros en el peor momento de sus cuentas si se mantiene ese nivel hasta noviembre.

La desviación neta es de 2,5 puntos ya que el Gobierno decidió una subida de las pensiones de un punto en enero a cuenta precisamente de la inflación. Esta es la misma cifra que tienen previsto subir las pensiones en 2013.

El Gobierno anunció la pasada semana que recurrirá por primera vez a la llamada hucha de las pensiones ante la delicada situación financiera de la Seguridad Social.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó que se va a disponer de 3.063 millones de euros del fondo de reserva de la Seguridad Social «una serie de necesidades de tesorería».