El Gobierno congelará el sueldo de los funcionarios en 2013

 

El Gobierno congelará el sueldo de los funcionarios en 2013

Los ministros coinciden: «Está todo muy negro». El recorte se acerca al 20% en algunas carteras. Se congela la tasa de reposición del empleo público.

Fue un mensaje lanzado al unísono, en el que coincidieron todos los ministros consultados por este diario: «Serán unos Presupuestos muy duros» y que, previsiblemente, acarrearán problemas al Gobierno en las calles. El compromiso del presidente con el cumplimiento del déficit público es irrenunciable, exponen los encargados de confeccionar las cuentas públicas, y bajo esa premisa se han diseñado, tocando prácticamente hueso en muchas de las partidas.

El ajuste medio por cada ministerio ronda el 15%, pero existen picos considerables entre las diferentes carteras. Así, Sanidad trabaja con un recorte del 13-15% mientras que otros departamentos se han visto obligados a cuadrar sus balances con un ajuste superior a ese baremo, rozando el 20%. Con Mariano Rajoy fuera de España para participar en la Asamblea General de la ONU, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos se reunió en la tarde de este miércoles para cerrar los informes preceptivos, que serán aprobados en el Consejo de Ministros extraordinario del jueves. También se presentará el Plan Nacional de Reformas, que incluirá un compromiso expreso con el techo del déficit.

Una de las cuestiones más polémicas será el recorte de gasto de personal en todos los ministerios. Para empezar, los empleados públicos verán de nuevo congelados sus sueldos en 2013. Eso sí, al menos los trabajadores de la administración tendrán la compensación de que cobrarán las dos pagas extras (hay que recordar que la de diciembre de este año fue anulada por el Gobierno el pasado verano). En los Presupuestos para 2013 se prevé que cobren las 14 pagas habituales.

Además, desde fuentes gubernamentales se apunta que éste no será el único ajuste en el gasto de personal. De hecho, se especula con que podría haber recortes en el número de empleados públicos que, en principio, no afectarían a los funcionarios, sino al resto del personal al servicio de las administraciones.

Por otro lado, el Gobierno decretará la congelación de la tasa de reposición de los empleados públicos, lo que redundará en una reducción efectiva del número total de trabajadores de la administración. La previsión del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas es congelar también la oferta de empleo público (lo que se traducirá en que casi no habrá oposiciones ni concursos públicos).

Sólo dos partidas se salvan en estos Presupuestos, desveló Rajoy el pasado viernes: las pensiones y los intereses de la deuda. Desde Nueva York, en la redacción del The Wall Street Journal, el presidente también puso encima de la mesa que el Ejecutivo aprobará medidas para poner límite a la jubilación anticipada. De igual forma, se incluirá la creación de una «nueva autoridad fiscal» y programas de formación de empleo.

Un Consejo de Ministros con debate

Se prevé una reunión del gabinete muy extensa. Aunque la mayor parte de las partidas están cerradas, los ministros quieren todavía salvar del duro ajuste algunos elementos e, independientemente, quieren explicar al presidente «que se van a quedar al límite». Treinta y cinco puntos en el orden del día, entre los PGE y las reformas, que posteriormente serán remitidas a los actores internacionales que supervisan nuestra economía. Junto con la vicepresidenta comparecerán el ministro de Hacienda,Cristóbal Montoro, y el titular de Economía, Luis de Guindos. Para conocer la letra pequeña de las cuentas habrá que esperar al sábado, cuando Montoro vuelva a convocar a los medios.

En la víspera de conocer la brocha gorda, el Gobierno puso el énfasis en lo cruda que está la situación. En voz de un ministro que sufre los peores recortes, «el país no está para bromas» y sin un control del gasto fehaciente y más tijera no se cumplirá con el techo de déficit, inciden. «Si algo nos ha dicho Rajoy es que tenemos que cumplir. Tal vez sea la prueba de fuego más importante desde que llegamos al poder. Si erramos ahora, toda la confianza se irá abajo», añadía un miembro del gabinete.

El dramatismo lo ponían las noticias llegadas de la Bolsa de Madrid. Catástrofe a pocas horas de conocer las cuentas: la prima de riesgo volvía a escalar hasta superar los 450 puntos y los indicadores vestían de rojo. Un cargo del PP próximo al presidente resumía la jugada: «Rajoy quiere aplacar a los mercados y evitar el fantasma del rescate o al menos unas condiciones muy rígidas, y para eso hay que recortar», apuntó. Y todo se juega a una carta: «Si los mercados no reaccionan, el rescate con las condiciones que sea parece inevitable».

Quienes ya han visto el boceto de los Presupuestos los definen dedurísimos y complicadísimos de gestionar para el PP, con comicios a la vuelta de la esquina. Un miembro de la dirección nacional desveló que en Génova ya trabajan en el calendario para «salir todos los días» a dar la cara y explicar las partidas. «Esto es importantísimo. No nos podemos ocultar, porque lo hacemos por el bien de todos los españoles», remachó.

El silencio impuesto por Rajoy imperó a pocas horas de la destacada reunión gubernamental, si bien el comentario se repetía: «Está todo muy negro, de verdad«, fue la lacónica respuesta de otro ministro. En Roma, cuando el presidente atendió a los periodistas sin micrófonos delante, sus gestos y expresiones denotaban preocupación. De cómo se comporten los mercados, admiten, dependerá que la petición de rescate se adelante, con todo lo que esto pueda implicar en el capítulo de condiciones.

http://www.segurpricat.org

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.