Informe Recarte economia

Crisis económica 2012-08-31

Lo mejor de lo mejor (¡por fin!) y lo peor de lo peor (como siempre)

&quote&quoteEl sector privado, zaherido, acribillado a impuestos, ha reaccionado, en parte porque no ha tenido más remedio, mientras el sector público, “lo peor de lo peor”, continúa sin querer hacer el ajuste en el gasto que España necesita.

 

La balanza de pagos del mes de junio de 2012 registra un hito en la evolución de la crisis económica española. Por primera vez desde el mes de octubre de 2003 – si no me equivoco-, el saldo de la balanza por cuenta corriente y cuenta de capital es positivo, en 455 millones de euros. Ese saldo mide las necesidades de financiación de la economía española en su conjunto, es decir, el resultado de los ingresos y gastos, por todos los conceptos, de las familias, las empresas (incluido el sector financiero) y las Administraciones Públicas.

El mes de junio de 2012 la economía española dejó de endeudarse con el exterior y devolvió 455 millones de su endeudamiento. Esa evolución refleja la reducción del consumo, privado, básicamente, y de las inversiones de todos los agentes económicos, que, en sí, están provocando la recesión que padecemos. La noticia es que en la fase recesiva de este ciclo, que comenzó, estadísticamente, a finales de 2008, es el primer mes en el que por necesidad, por falta de financiación, y por decisiones conscientes de ahorro de las familias y las empresas residentes en España, hemos dejado de endeudarnos como país y hemos comenzado a devolver nuestra astronómica deuda. Para comprender la importancia de este fenómeno hay que trasladar este comportamiento a nivel empresarial. Para un banco que financia a una empresa, es muy diferente negociar la renovación de la deuda con alguien que está reduciendo su endeudamiento, que con alguien que pide la renovación de sus préstamos, pero que cada día tiene una deuda más abultada.

En los dos cuadros que figuran a continuación se puede ver esa evolución en los meses de mayo y junio de 2012, en comparación con los mismos meses de 2011 y en contraste con los meses de enero a abril de 2012 en los que acumulamos un déficit –y un mayor endeudamiento- de 14.202 millones de euros. Entre mayo y junio de 2012 el superávit conjunto ha sido de 452 millones de euros. Estos resultados se han conseguido con un sacrificio enorme de empresas y familias, que han recibido menos ingresos por todos los conceptos y han pagado mucho mayores impuestos.

Cuadro 1 Fuente: Banco de España
Cuadro 1
Pulse para ampliar

Cuadro 2 Fuente: Banco de España
Cuadro 2
Pulse para ampliar

Y se ha producido mientras los ingresos y gastos del sector público, de las tres Administraciones Públicas, que incluye sus empresas, fundaciones y consorcios de todo tipo, siguen desequilibrados. En términos financieros, si el déficit del conjunto del sector público en los 6 primeros meses del año ha sido del 4% del PIB, -alrededor de 42.000 millones de euros-, las familias y las empresas españolas han ahorrado la diferencia entre esa cantidad y los 14.720 millones de euros que registra el saldo acumulado de enero a junio de la balanza por cuenta corriente y de capital. Y en los meses de mayo y junio el ahorro de las familias y las empresas fue superior al déficit –cualquiera que haya sido- del conjunto del sector público.

Cuadro 3 Fuente: Banco de España
Cuadro 3
Pulse para ampliar

El sector privado, zaherido, acribillado a impuestos, ha reaccionado en parte porque no ha tenido más remedio, mientras el Sector Público, “lo peor de lo peor”, continúa sin querer hacer el ajuste en el gasto que España necesita. Si lo hiciera, y una vez saneado y recapitalizado el sistema financiero, habríamos alcanzado el punto de inflexión que permitiría que nos volvieran a financiar desde el exterior y que las restricciones de crédito se suavizaran. En este sentido, las noticias sobre las peticiones de algunas autonomías al Fondo de Liquidez que va a crear el Estado son muy malas, porque da la impresión de que las cantidades que solicitan son superiores a las que se deducirían de la suma de sus renovaciones de créditos y de los déficits acordados (en los Consejos de Política Fiscal y Financiera) del 1,5% del PIB de cada autonomía, que serían las cantidades lógicas

Para mayor información:

http://www.segurpricat.es

 

Cosidó ha recordado que, según trasladó al investigador principal del caso, el esclarecimiento de los hechos era “prioritario” y que no se podía escatimar en medios para resolverlo, incluso se llegó a usar georradares

 

LD/Agencias 2012-08-31

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha adelantado este viernes que abrirá una investigación en el caso de que se compruebe que el informe que realizaron los expertos de los restos hallados en la hoguera de la finca Las Quemadillas, donde se busca a los menores desaparecidos Ruth y José, es erróneo, con la intención de depurar responsabilidades.

“Si se confirmara que el informe inicial era erróneo, los ciudadanos pueden tener la seguridad de que la Dirección General de Policía abrirá la investigación pertinente para depurar responsabilidades si las hubiera habido”, ha explicado en declaraciones a Antena 3, recogidas por Europa Press.

Cosidó ha explicado que la investigación servirá también para revisar “en qué se ha fallado, cómo se ha fallado” y qué se puede hacer para que “un error de esta naturaleza” no se vuelva a repetir. Según ha manifestado, es “error excepcional y puntual”, pero ha apostillado que, pese a ello, la organización tiene la capacidad de depurarlo.

“Todo lleva a la finca de Las Quemadillas”

Al ser preguntado por si teme que este giro afecte a las conclusiones de las investigaciones, el director general de la Policía ha subrayado que los nuevos informes confirman la línea que ya habían emprendido los investigadores. “Todo llevaba a la finca de Las Quemadillas“, ha indicado, y ha recordado la “cantidad de horas de trabajo, las diligencias, los análisis, los estudios y los detalles “tan nimios” que se llegan a realizar para resolver un caso.

El responsable de la Policía ha hecho hincapié en el “esfuerzo” que ha hecho el equipo de investigación que, a su juicio, “es digno del mayor de los reconocimientos”. En este sentido, ha apuntado que la Policía científica elabora anualmente más de 50.000 peritajes que siempre están sometidos a “controversia” porque hay partes interesadas en cuestionarlos. Además, ha dicho que los informes que elaboran “están en nivel de calidad excelente, entre las mejores de Europa”.

Por ello, ha insistido en que si se confirmara que se ha producido un error teniendo en cuenta la gravedad del caso, habría que considerarlo “un hecho muy puntal de un trabajo encomiable de más de 2000 profesionales altamente cualificados”.

“Muy próximos a tener la certeza de qué se quemó”

Sobre el nuevo informe que está realizando el Instituto Nacional de Toxicología para analizar nuevamente los restos y determinar si son humanos o animales, Cosidó ha asegurado que aún no sabe cuándo estará concluido, pero que le consta que se está intentando realizar “en el menor tiempo posible con todas las garantías y la profundidad necesaria para tener una opinión con el mayor grado de certeza posible”.

Lo esencial es que sea fiable y se estudie con la fiabilidad necesaria. Estamos ante dos informes contradictorios y en un caso de esta trascendencia me parece fundamental que tengamos como fiable y preciso de la verdad que será fundamental para esclarecer definitivamente este caso”, ha resumido.

El director general de la Policía ha insistido en que hay que ser “prudentes” pero que están “muy próximos a tener ya la certeza de qué es exactamente lo que se quemó” en la hoguera de Las Quemadillas”. No obstante, ha indicado que mientras no exista una confirmación, han de actuar con cautela “porque las diligencias que el juez ha ordenado, ha encargado, para esclarecer completamente esa situación, han sido declaradas secretas”.

A su juicio, las líneas de investigación han sido “correctas”, ya que siempre se ha apuntado a la finca como lugar en el que sucedieron los hechos. Por esta razón se hicieron cuatro registros, que, “aunque no hayan dado sus frutos”, permiten abrir la puerta a la posibilidad de que se puedan encontrar los restos de los niños.

“Uno de los técnicos del georradar cuestionó la hoguera”

Cosidó ha recordado que, según trasladó al investigador principal del caso, el esclarecimiento de los hechos era “prioritario” y que no se podía escatimar en medios para resolverlo, incluso se llegó a usar georradares. “Uno de estos técnicos en el georradar, por la información que yo tengo, fue de los primeros que se cuestionó el tema de la hoguera. Se pensó que claramente había un indicio de que podían estar allí”, ha señalado.

Sin embargo, ha añadido que “la firmeza y la claridad de la primera evaluación técnica descartó y obligó a seguir otras líneas de investigación” después de 10 meses “infructuosos”. También ha recordado el ofrecimiento de análisis de los restos que realizó el profesor Francisco Echeverría Gabilondo, que encontró una primera contradicción entre su informe y el de la Policía.

Así, ha especificado que es la propia Dirección General de la Policía la que encarga un tercer informe para intentar tener más conocimiento de los restos bajo la dirección del juez, cuyo trabajo, ha dicho, “ha sido espléndido”.

Para mayor información:

http://www.segurpricat.es